INFORMACIÓN DE CONTACTO

Dirección General de Derechos y Garantías de los Usuarios

Vía Univérsitas, 36
50017 Zaragoza

902 555 321

Medidas preventivas para combatir los efectos del exceso de calor

Con la llegada del verano, los días tienen más horas de sol y hace más calor. Solemos disfrutar de la vida al aire libre y de mayores momentos de ocio y vacaciones.

Cada año el intenso calor puede suponer un riesgo a mucha gente, más aún si se une un exceso de humedad. El cuerpo habitualmente se enfría mediante el sudor, pero en algunas condiciones este mecanismo de defensa no es suficiente. Así, el exceso de calor produce pérdida de líquidos y de sales, que son necesarios para el normal funcionamiento del cuerpo, pudiendo aparecer algunas dolencias.

Para prevenir los efectos del exceso de calor se ha elaborado esta información con el objetivo de que todas las personas adopten unas sencillas medidas preventivas.

QUIÉNES TIENEN RIESGO DE SUFRIR PROBLEMAS POR EL CALOR

TODOS SOMOS SUSCEPTIBLES DE SUFRIR TRASTORNOS ANTE EL EXCESO DE CALOR aunque hay grupos de personas que presentan mayor riesgo y deben estar especialmente protegidas, como son:

  • Personas mayores de 65 años.
  • Menores de 5 años y sobre todo los bebés.
  • Personas que lleven a cabo una actividad que requiere mucho esfuerzo físico.
  • Personas que presentan enfermedades previas, especialmente las que sufren del corazón o de alta presión sanguínea o problemas intestinales u obesidad.
  • Personas que toman algún tipo de medicación de forma crónica o que consumen una cantidad excesiva de alcohol.

EN POCO TIEMPO LAS ALTAS TEMPERATURAS PUEDEN SUPONER UN RIESGO PARA LA SALUD.

QUÉ HACER EN LOS DÍAS DE CALOR

La mejor forma de protegerse durante los días de mucho calor es usar el sentido común y los sistemas tradicionales que nuestra cultura ha utilizado para protegerse de los rigores del verano:

PROTEJA EL HOGAR

  • Durante el día, mantenga las ventanas y persianas cerradas para proteger la vivienda del calor.
  • Aproveche a ventilar su casa por la noche, cuando las temperaturas han descendido.
  • El uso de ventiladores puede aliviar hasta cierto punto los efectos del calor pero no implican un descenso de la temperatura. Para ello puede ser necesario, en su caso, la utilización de aparatos de refrigeración.

CUIDADOS PERSONALES

  • Beba mucha agua sin esperar a tener sed. Evite todo tipo de bebidas alcohólicas.
  • Si usted está tomando de forma crónica alguna medicación, consulte con su médico. Él le recomendará la cantidad de líquidos que puede beber al día de acuerdo con su edad y su estado.
  • Evite las comidas calientes o pesadas. Recuerde la dieta tradicional de verano basada en platos fríos, ensaladas y frutas.
  • Use ropa apropiada: ligera, no apretada, de colores claros y preferentemente de algodón, evitando la ropa sintética. Utilice sombrero o gorra para protegerse del sol.
  • Use protección para los rayos solares. Unos 30 minutos antes de salir al sol aplíquese crema protectora con factor de protección mayor de 15 y repita la operación a menudo.

PRECAUCIONES EN SUS ACTIVIDADES COTIDIANAS

  • No es recomendable realizar actividades que exijan esfuerzo físico importante cuando está haciendo mucho calor. Si es necesario, realice una hidratación previa al ejercicio y beba de 2 a 4 vasos de agua fresca cada hora. Las bebidas que contienen sales minerales pueden ayudar a reponer lo que se pierde con el sudor (cuidando que no existan contraindicaciones médicas). Si se siente cansado o se marea, interrumpa su actividad y trate de ir a un lugar fresco o con sombra.
  • Planee las actividades en la mañana o en el atardecer, cuando las temperaturas no son tan altas.
  • No deje a niños, ancianos o animales en coches con las ventanas cerradas.

CUIDE A LOS MAYORES Y NIÑOS

  • Si se encuentran a su cargo personas mayores, vigile estrechamente su situación física, animándoles a beber líquidos aunque no manifiesten sed, supervisando la aparición de algún posible síntoma de deshidratación.
  • Preste atención a los familiares mayores que vivan solos.
  • Cuide que los niños no realicen ejercicios o juegos expuestos al sol en las horas punta de calor.
  • Si usted vive sólo, trate de mantener contacto periódico con vecinos o familiares.

¿QUÉ SINTOMAS PUEDEN APARECER POR EXCESO DE CALOR?

El exceso de calor puede ser debido a una exposición muy intensa y corta o a una exposición mantenida aunque de menos intensidad.

Los primeros indicios del exceso de calor son:

  • Calambres.
  • Irritación de la piel o quemaduras.
  • Agotamiento.
  • Temperatura elevada.

QUÉ HACER: Busque refugio en la sombra o en un lugar con aire acondicionado. Tome una bebida no alcohólica fresca, descanse, tome un baño o una ducha con agua fresca, póngase ropa ligera.

Si aparecen síntomas de gravedad como son:

  • Temperatura muy elevada.
  • Dolor de cabeza.
  • Vómitos.
  • Pérdida de consciencia.

QUÉ HACER: Trate de conseguir asistencia médica lo antes posible, por los procedimientos habituales (acudir a un servicio de urgencias, teléfonos de emergencia 061 y 112).


OFICINA VIRTUAL